Buscar
Search in title
Search in content
Search in excerpt
Filter by Custom Post Type


La zona de Bajos del toro es una mina de lugares para pasear chivísimas. Cada vez que vamos nos enteramos de más lugares que todavía nos quedan por explorar. En esta ocasión caminamos hacia Tesoro Escondido, un río color azul con unas cataratas y posas de otro planeta.

¿Cómo llegar?
Si tienen 4×4 con Waze
Y si tiene automóvil puede poner Hacienda La Luisa y después el waze anterior o se puede ir por Vara Blanca.

¿Parqueo?

Costo: ¢3000 por persona

Contacto:
Llamar para reservar
8896-8017 / 87627101 Rosemary Cubero
8570-5434 Oscar Cubero
https://www.facebook.com/cataratatesoroescondidosarchi/

Área de Camping:
Precio:¢10000

Mascotas:

¿Qué llevar? Ropa cómoda para caminar, jacket, traje de baño, paño, repelente, bloqueador solar, gorra, hidratación, snacks para picnic y chocolate caliente (para cuando se salgan de de la poza de la catarata, es helada).

¿Dificultad? Fácil

Distancia: 3km de caminata

Facilidades: Duchas y baños, espacio donde se puede comer.

Salimos tempranito de Chepe con un par de invitados y perros, nos esperaban en Bajos del Toro para un paseo que hacía rato queríamos realizar.

La caminata comienza en medio potrero donde se dejan los carros, se camina al lado de la cerca unos cuantos metros hasta que llegamos a un sendero que baja un poco hasta topar con una quebrada de color celeste y se continúa caminando por el sendero que se vuelve un poco resbaloso hasta llegar a un potrero gigante el cual se tiene que atravesar completico, hicimos varias paradas para agarrar moras (hay muchísimas) mientras los perros corrían contentísimos por el campo.

Luego del potrero de moras llegamos a otra cerca que cruzamos para llegar al lado del río del que tanto habíamos oído hablar…

Aquí primero agarramos hacia la derecha, bajamos una cuesta corta, empinada y resbalosa para llegar a la parte baja de la primera cascada. Es pequeña, pero el tamaño no importa cuando se encuentra rodeada de un bosque chivísima, el agua parecía tener luz propia, la poza se metía en una cueva al lado derecho. Esto sumando al sonido del río sólo daban ganas de quedarse ahí pero todavía nos hacía falta ir a una catarata más grande que quedaba más arriba.

Entonces de nuevo subimos la cuestita y nos fuimos río arriba en busca de la cataratota. Como 20 minutos después de caminar al lado del río y cruzarlo un par de veces por piedras levemente resbalosas llegamos a la catarata más grande. Según nos contó el baqueano mucha gente se queda en la primera poza y nunca llegan a conocer esta otra.

Escénicamente es un chuzo, nos metimos al agua, casi nos congelamos mientras los perros nos veían desde las piedras. Luego nos secamos, picamos algo y nos devolvimos a la cascada de abajo donde quedamos con ganas de estar un rato más. Cuando llegamos solo yo bajé a pata, el resto del team se tiró a la poza desde arriba.

Nos quedamos buen rato aquí disfrutando, tomando fotos y luego volvimos al potrero de moras donde le encaramamos la Gopro a #PrusiaPatasBlancas para hacer unas tomas caninas todas chivas. Cuando volvimos al carro nos cambiamos y fuimos a buscar un sabroso casado a una soda del mismo pueblo para después volver a San José.

FECHA DEL PASEO – ABRIL 2016

Favorito Del Mes