Buscar
Search in title
Search in content
Search in excerpt
Filter by Custom Post Type

Nos fuimos para Hojancha a conocer un lugar increíble, se llama El Salto del Calvo y tiene el título de ser la más alta de centroamérica!

¿Cómo llegar?
Se agarra para Nicoya por el puente La Amistad, y luego hay que desviarse hacia Hojancha a la izquierda… del pueblo de Hojancha son unos 40 minutos hasta llegar a la entrada de la catarata El Salto del Calvo.

Waze: https://waze.com/ul/hd1g2b8zfy

Distancia: 4km Total

Dificultad: Media/ alta

Accesibilidad: No es accesible

¿Qué llevar? Tenis de trail, ropa fresca, traje de baño, paño, 1 litro de agua, snacks para picar, repelente, bloqueador solar, ropa para cambiarse luego y excelente actitud.

Vehículo: Alto

Parqueo: Si

Mascotas: Si

Camping: No

Contacto: https://www.facebook.com/catarataselsaltodelcalvo

Costo: ¢4000 Entrada
¢14000 a caballo

Nos fuimos para Hojanchael viernes en la noche, luego de manejar unas 3 horas y media llegamos directo a dormir ya que al día siguiente queríamos madrugar para conocer esta cataratota que según dicen es la más alta de Centroamérica.

Nos levantamos al día siguiente bien temprano y nos fuimos a desayunar a la Soda El Higuerón donde Doña Melba que nos sirvió un pintico delicioso. Luego de haber comido volvimos por las cosas a las cabinas y nos fuimos para la catarata.

El camino para llegar a la catarata es la gran mayoría en lastre y cuando se llega a la entrada de la finca hay un letrero de madera que dice “Catarata” y ahí es donde se deja el carro. Los primeros 500 metros son por potrero y luego se convierte en sendero.

La caminata por el sendero es súper chiva porque es toda en bajada y bajo la sombrita de los árboles, además vimos monos congos y pájaros bonitos. Luego de media hora de bajar llegamos a la parte más baja donde encontramos el río proveniente de la catarata. Como está comenzando la época lluviosa el río estaba achocolatado, pero dicen que por ahí de octubre está en lo más y mejor y el agua se pone clarita.

Luego de caminar un poco más al lado del río, lo cruzamos para llegar más cerca, y fue en ese momento que vimos la catarata casi de pies a cabeza y es altísima… ¡300m de altura! Entonces seguimos caminando por las piedras y fue aquí que pusimos los chunches sobre las piedras para caminar con menos cosas encima y disfrutar de la esencia del lugar frente a la primera poza.

Después de un rato decidimos quitarnos los tenis y caminar para arriba en medias (***tip súper poderoso para no resbalar) por donde Tavo nos dijo que continuaba el sendero del lado izquierdo de la poza. De aquí subimos a las piedras ( hay que llevar las tenis para ponerselas en esta parte) que están más cerca de la caída de agua y pudimos estar en la puritica base para así tomar las mejores fotos. Esta parte es bien chiva porque se aprecia súper bien la catarata y lo alta que es, que en realidad son dos caidas que se unen.

Cuando nos comenzó a dar hambre de almuerzo decidimos recoger todo y subir de nuevo hasta el carro… que les cuento que no fue jugando y sudamos hasta la última gota, así que guarden energía, igual si no tienen mucha condición pueden hacer el recorrido a caballo y listo se ahorran la subida. Llegamos al carro nos cambiamos por ropita seca y nos fuimos de vuelta.

Favorito Del Mes