Buscar
Search in title
Search in content
Search in excerpt
Filter by Custom Post Type

Nos fuimos a conocer la Fortuna de Bagaces para conocer Río Perdido que lo tiene absolutamente todo… desde senderos que dan a montañas con vistas tremendas hasta ríos con agua termal, cañones de piedra llenos de aventuras para vivir experiencias únicas e inolvidables.


¿Cómo llegar?
Se agarra hacia Guanacaste por la Ruta Interamericana Norte hasta llegar a Bagaces donde se gira a la derecha atravesando el centro y después sigue los rótulos de Río Perdido hasta llegar a la entrada.

Waze: https://waze.com/ul/hd1gkm0wre

Distancia: 5km Total

Dificultad: Media

Accesibilidad: Accesible

¿Qué llevar? Ropa fresca y cómoda para caminar, traje de baño, paño, sandalias, tenis de trail, protector solar, repelente, cámara, anteojos de sol, bulto pequeño para caminar, botella de agua reutilizable y excelente actitud.

Vehículo: Carro alto preferiblemente.

Parqueo: Sí

Mascotas: No

Camping: No

Contacto: 2673-3600  info@rioperdido.com //www.rioperdido.com/

Costo: Varía dependiendo de la temporada. Usen el Código #QBLloveRP para que les hagan descuento en el hospedaje y en actividades. (Válido hasta 20 de diciembre 2017)

La cosa es que salimos el viernes después del brete hacia Guanacaste, nos subimos con todo en la presota de la 27 y fuimos llegando a Río Perdido poray de las 10 pm. Cuando llegamos a la entrada nos esperaba el staff como si fuéramos estrellas de rock, fuerte pañito para limpiarnos el polvo del camino y un vasito de jugo frutal hiper mega refrescante. Luego de esta bienvenida tan cosi, terminamos de hacer check in y luego directo a nuestras habitaciones para descansar.

Nos fuimos para las habitaciones y vieran Kenny Bell… son cuartos distribuidos por el bosque, con un diseño rajado por todo lado y cuentan con balcón hasta con hamaca y vista hacia los árboles. Bueno, entonces dormimos como bebés en esa cama deliciosa y a la mañana siguiente madrugué con Glori para ir a dar una vuelta en bicicleta por los senderos de la propiedad.

Para caminar o cletear hay 2 lugares principales, 1 se llama Mesa Norte (la cima de la montaña es plana y sirve de helipuerto) y el otro se llama Las Tumbas (que son unas formaciones de piedra verticales). Entonces fui con Glori a volar un poco de pedal hacia Mesa Norte, en bicicleta duramos unos 20 minutos y fue bastante chiva porque desde este punto se ve para todo lado una vista chivisima de los Volcanes Miravalles y Rincón de la Vieja. Cuando veníamos de vuelta para las habitaciones, yo iba de primero y no me voy topando de frente con un Ocelote! (es como un leopardo pequeño) En mi vida había visto un bicho de estos y el toquesito que lo vi fue algo rajado, hicimos eye contact como por 1 segundo (máximo) y luego el mae se fue a esconder mientras gritaba como en secreto “Glori un tigre!”. Al parecer este felino ya es conocido en la zona y le ha salido a más de un visitante, cabe decir que no es peligroso y es sumamente bonito… el tamaño es un toquesito más grande que un gato doméstico y tiene las manchas de un leopardo real.

Bueno… luego de este momento de emoción seguimos hasta la habitación donde nos cambiamos para ir a desayunar al restaurante del hotel.. Luego del desayuno (que estaba delicioso) nos alistamos para hacer tubing. Pasaron por nosotros un par de carros del hotel que nos llevaron río arriba hasta llegar al punto de inicio, aquí nos explicaron las carajadas de seguridad básicas y ya con el casco + salvavidas puesto nos tiramos al agua… El recorrido es por un cañón profundísimo bajo la sombra de los árboles, duró como 45 minutos, con algunas secciones de rápidos, caídas de agua y tambien partes para flotar relajados.

Cuando terminamos (que estábamos agotados) nos fuimos a bañar a las pozas del río, hay un pequeño sendero bien hecho que va río arriba y uno puede quedarse en la que le guste más. Todas son diferentes y chivas, están cubiertas por el bosque y hay un par de lugares en los que uno se puede hacer tratamiento con barro volcánico y embarrarse todo para luego quitárselo en el agua. Cuando terminamos nuestra atollada de barro fuimos de nuevo a la piscina para relajarnos un poco más y después terminamos cenando en el restaurante.

Para el segundo día nos levantamos temprano para desayunar y prepararnos para ir a caminar al sendero que lleva a Las Tumbas. Nos explicaron y dieron un mapa de los senderos y nos fuimos a caminar. Lo primero que uno hace es bajar por el lado de abajo de las piscinas y se llega a un puente colgante demasiado chuzo que pasa sobre el cañón del río termal, aquí uno cruza y comienza a recorrer el sendero hacia la izquierda pasando unas plataformas en medio del bosque diseñadas para hacer yoga. Después se continúa como media hora más bajo la sombra del bosque hasta llegar a la parte donde hay más monte que árboles (por eso es bueno usar fuerte bloqueador y obvio llevar botellita con agua).

Desde este punto ya se puede ver mejor la formación rocosa de la cima además es tuanis ir caminando mientras se ven las montañas/volcanes. Cuando llegamos a la parte más alta de las tumbas nos topamos con uns piedras de origen volcánico de formas rarísimas, perfectas para subirse y tomarse fotos tremendas con un ventolero fuertísimo. Luego de pasar tamaño rato aquí nos fuimos de vuelta al hotel, no sin antes pasar a una naciente de agua que se dice es carbonatada (tipo club soda).

Cuando llegamos a las piscinas del hotel nos dedicamos a chapotear y relajarnos en las piscinas termales mientras un mono cariblanco nos vigilaba desde lo alto de un árbol. Nos secamos mas o menos para almorzar y después nos fuimos a la habitación para cambiarnos y devolvernos a chepe.

Favorito Del Mes