Buscar
Search in title
Search in content
Search in excerpt
Filter by Custom Post Type


Siendo parte del Parque Nacional Irazú, Prusia cuenta con 16km de senderos para recorrer y disfrutar de su abundante vegetación.

¿Cómo llegar?
Con Waze
Desde San José tomar la carretera Florencio del Castillo hacia Cartago, hasta llegar a Tierra Blanca, de aquí son 2 kilómetros al noreste carretera al Volcán Irazú, tomar cruce a la izquierda y continuar aproximadamente 4 kilómetros. El acceso a este sector se encuentra en condiciones regulares.
Salimos como siempre sin mucho plan solo con la idea de ir a caminar a Prusia.

¿Qué llevar? Ropa deportiva, tennis de trail, windbraker o jacket.

¿Comida? Llevamos almendras, pasas y agua. De camino pasamos a una gasolinera para comprar algunas cosillas más para picar y tomar, además aprovechamos para comprar baterías para estrenar el gps y poder empezar a travesearlo.

La callecita para llegar a Prusia está un poco escondida y no hay ningún rótulo que señale que es la siguiente salida, por lo que nos pasamos la entrada…tuvimos que subir un poco más y dimos la vuelta, hay que entrar exactamente por el sanatorio.

Llegamos a la entrada del parque, el día estaba lindísimo súper soleado, aunque una gente nos advirtió que cuando uno va subiendo hay partes donde siempre está lloviznando por lo que es mejor llevar una jacket sobre todo para el frío.

Le preguntamos al guardaparques ¿cúal era el sendero más largo?… nos enseñó en el mapa los senderos que teníamos que seguir para dar una vuelta aproximadamente de 4-5 horas con un ritmo suave, con paradas estratégicas para tomar fotos y además de un rato para un picnic.

Empezamos subiendo por calle asfaltada hasta que tomamos el primer sendero a la derecha, empieza con una buena subida y por la altitud (aprox. 2350msnm) uno se agita con facilidad. Luego llegamos a un bosque chivísima de pinos, llama mucho la atención porque la corteza tiene un color marrón casi rojo, altísimos y cuando los veíamos hacia arriba donde les pegaba el sol se veían blancos, como si tuvieran nieve. Al seguir caminando nos llegó un olor riquísimo y era el bosque de eucaliptos, demasiado refrescante. El detalle en los cambios de vegetación y paisajes que se van viendo a lo largo del camino nos pareció muy muy chiva.

Hay un punto donde se llega a la “playa” que es un claro donde el suelo tiene puras piedras blancas. Despuesito de ahí se llega a una lomita perfecta para hacer picnic o acostarse un rato en el zacate.

Hay una parte donde uno se sale un poco del parque nacional y pasa por algunas fincas privadas, había un potrero lleno de vacas lindísimas nos metimos a ver si lograbamos tomar una buena selfie ya estando adentro vimos que tenía una vista muy chiva a la civilización.

En una de esas fincas había una casa con un rótulo “se venden cajetas”, nos antojamos y les tocamos pero no teníamos efectivo sólo un billete de 10 mil y no tenían cambio. Así que sólo pudimos comprar una cajeta de coco entre los 3 y compartirla. Estaba deliciosa.

De ahí llegamos a la Finca Retes que tiene varios rótulos con el nombre y después entramos de nuevo al parque nacional. pasamos por una parte muy chiva donde los árboles están cubiertos por una enredadera de ahí salimos a la calle principal, por donde habíamos pasado en carro, sólo faltaban como 200m para llegar de nuevo la entrada del parque.

Como siempre muertos de hambre, pasamos al primer restaurante que nos encontramos bajando de Prusia. Nos pedimos un casado buenísimo y unos gallos de queso frito.

Colorin colorado este cuento se ha acabado…

Caminata: 4-5 horas con picnic incluido.
Dificultad: Moderada y por la altura (2600-3095msnm) se puede dificultar la respiración.

Favorito Del Mes

Auto Mercado