Buscar
Search in title
Search in content
Search in excerpt
Filter by Custom Post Type

Nos fuimos para Jiménez de Pococí para conocer un chuzo de pozas y cataratas con agua súper cristalina y los secretos que rodean este lugar mágico.

¿Cómo llegar?
Hay que llegar a la Gasolinera de Jiménez y doblar a la derecha camino a Suerre, la calle luego de unos pocos kms se convierte en lastre y continúa montaña arriba hasta llegar a la finca. No tengan miedo es hasta que se acabe la calle de lastre

Waze: https://waze.com/ul/hd1u3w6uqf

Distancia: 6 km

Dificultad: Moderado

Accesibilidad: No es accesible

¿Qué llevar? Ropa cómoda para caminar, tenis de trail, jacket impermeable, traje de baño, paño, repelente, bloqueador solar, ropa para cambiarse y excelente actitud

Vehículo: 4×4

Parqueo: Si

Mascotas:

Camping: Si

Contacto: Luigi 8305 0808

Costo: ¢1000 por persona
¢10000 para tour guiado (como el que hicimos nosotros)

Llegamos de noche a la finca en Jiménez de Pococí y nos recibieron en medio de la lluvia como amigos de toda una vida, bajamos las cosas y nos fuimos a la habitación para así descansar para el día siguiente.

Amanecimos con el canto de los gallos en una finca increíble, con todos los animales de la granja al pie de la montaña boscosa. Así que nos alistamos para ir a desayunar a la casa del rasta (el mae que cuida la finca) un pinto con huevo que nos llenó de energía para irnos a caminar.

Nos preparamos para irnos a hacer la caminata, y aprovechando el buen clima nos pusimos a caminar por el sendero que lleva a la primera catarata, el recorrido era un sendero bastante entretenido por el barro y la gran mayoría estaba rodeado de un bosque denso que hacía chivisima el paseo. (tienen que ir preparados para meter las patas en el barro y en el agua, es parte del trip y se disfruta un montón)

Luego de tan sólo 20 minutos empezamos a escuchar el sonido del agua y llegamos a la catarata Care Mono, un lugar perfecto en todos los sentidos… pues el agua súper cristalina, buena poza y una cascada de máximo de 3 metros que lo hacen un lugar súper místico y sabroso para pasar el rato. La temperatura de agua era bastante fría entonces luego de unos 10 min todos estaban fuera del agua buscando cómo secarse.

Continuamos el paseo y caminamos ahora montaña arriba, aquí el recorrido es más salvaje pero con menos barro… después de caminar un rato llegamos a un potrero el cual tuvimos que subir hasta llegar a un árbol desde donde logramos apreciar una vistada tremenda del valle. Aquí aprovechamos para comernos alguito mientras tomamos un reguero de fotos chuzas hasta que decidimos continuar a la próxima catarata que estaba potrero arriba.

La otra catarata que fuimos también estaba soñada, el agua perfecta pero prefrimos no meternos a la poza porque parecía que iba a llover y nos dijeron que era mejor la 3era. Entonces no quedamos un rato apreciando y disfrutando de la paz del lugar. Como el clima estaba cambiando y nos cayeron unas gotas amenazantes… nos levantamos y nos fuimos de vuelta por el sendero que pasa por fincas y partes de bosque hasta llegar de vuelta al río que pasa cerca de la finca.

Llegamos de vuelta hasta el río que se encuentra a escasos 100 metros de la finca donde pasamos la noche y este tiene un sendero que llega a LA poza, con tobogán de piedra incluido, perfecto para brincar desde una piedra… Es increíble como quedan todavía ríos así de limpios y gente con ganas de mantenerlos así de puros.

Favorito Del Mes