Buscar
Search in title
Search in content
Search in excerpt
Filter by Custom Post Type

Nos fuimos a conocer el cañón del río de la Finca San Gerardo despuesito de San Ramón, un lugar súper lindo, seguro y perfecto para los amantes del senderismo.

¿Cómo llegar?
Hay que agarrar la Ruta 1 y pasar por Grecia, Palmares y San Ramón. Desde la entrada de San Ramón son 13.5 kms hasta desviarse a la derecha que dice Finca San Gerardo.

Waze:https://waze.to/lr/hd1gch5pc5

Distancia: 6km Total

Dificultad: Moderada

Accesibilidad: No es accesible

¿Qué llevar? Ropa fresca, tenis de trail, jacket impermeable, repelente, bloqueador solar, paño, comida para picar, hidratación y excelente actitud.

Vehículo: Automóvil pero en invierno 4×4 (consultar antes)

Parqueo:

Mascotas: No

Camping: No

Contacto:

Zaira: 89109653 / 24455242

zcarvajalorlich@gmail.com

Costo: ₡4000

Llegamos como a las 8 am a la Finca San Gerardo, aquí nos topamos con nuestro amigo Rafa a quien ya conocemos de hace rato. Luego de conversar un rato sobre la ruta que teníamos planeada decidimos ponernos a caminar parriba.

Lo tuanis de este lugar es que son una red de senderos de 11 kms para todas las dificultades, todo rodeado de un bosque el cual es parte de un corredor biológico en recuperación gracias a los esfuerzos de ellos.

El recorrido planeado para llegar al cañón fue el más corto, para así evitar el temido baldazo de invierno… en total fueron casi de bajada 2.5 km para llegar a la poza del cañón. Durante el camino pasamos primero por potreros con algunas vacas hasta llegar al sendero del bosque.

**Tienen que llevar fuerte hidratación y bloqueador porque el calor+humedad aquí pega fuerte.

Una vez clavados en el bosque continuamos bajando por la jungla con el sonido del río de fondo cada vez más cerca… esto le puso más emoción a la caminata hasta que de pronto topamos con el río de frente con piedras monstruosas.

Aquí hicimos una mini parada, tomamos un fresquito y seguimos caminando (creímos que faltaba mucho para llegar). De donde hicimos pausa no eran ni 200 m para llegar a la poza del cañón del río, entonces aún más contentos nos quitamos las cosas de encima y nos tiramos al río.

Debido a las lluvias del día anterior, el río estaba achocolatado, pero el lugar en sí es perfecto… estar entre esas piedras de 10 metros con la sombra de los árboles arriba es algo mágico que no se puede dejar pasar. (no lo piense mucho y tirense al agua)

Luego de secarnos decidimos comer alguito para después empezar la dura subida de vuelta la cual nos sacó hasta la última gota de sudor hasta llegar de nuevo a la casa de la finca.

*Como todavía quedamos con ganas de caminar más fuimos a la otra catarata la cual ya habíamos visitado antes en este post Finca San Gerardo.

Favorito Del Mes