Buscar
Search in title
Search in content
Search in excerpt
Filter by Custom Post Type

Aprovechando que andábamos por el Pacífico Central nos fuimos a disfrutar del atardecer en un velero de Blangala con una paradita estratégica en playa Coyol.

¿Cómo llegar?
Desde San José se toma la ruta 27, luego hay que salirse para tomar la costanera sur hacía Jacó y se deja el carro en el parqueo de Los Sueños

Waze: Los Sueños

Distancia: Libre

Dificultad: Fácil

Accesibilidad: Si

¿Qué llevar?
Ropa fresca, traje de baño, sandalias, tenis, paño, anteojos de sol, gorra, bloqueador, repelente, comida para hacer picnic en la playa, excelente actitud.

Vehículo: Automóvil

Parqueo: Si

Mascotas: No

Contacto:
89104432 / 87304088
info@blangala.com
www.blangala.com

Salimos bien temprano de San José para ir a conocer las cataratas Valle Encantado y después de almorzar en una sodita solo good en Herradura nos alistamos para ir a ver el atardecer en el catamaran/ velero.

El carro se deja parqueado en Los Sueños y ahí nos estaba esperando el capitán para llevarnos.

Nos subimos al Bangala y tenía varias zonas, una era sentados como en unos sillones, como para los más formales, otra era más relajada adelante en unos poofs y la más extrema era en una red listo para que las olas lo empaparán en cualquier momento.

Después de un ratillo navegando entre motores y velero dependiendo de cómo anduviera el viento, llegamos a nuestro destino Playa Coyol. Aquí la gente fina (amigos con los que andábamos) sacaron unas boquitas muy gourmet. Nosotros en cambio, sacamos nuestra snack de siempre, pan y latas de atún para hacernos un delicioso sanguchito y obvio robamos alguna delicatessen, que un quesito por aquí, que un jamoncito por allá, un traguito de vino etc.
La playa es de arena blanca y agua súper cristalina, que no se apreciaba tanto por la hora pero aún así el agua estaba en todas. Obvio nos metimos un rato para refrescarnos y estuvo chivísima.

Después de comer y relajarnos un rato nos llamaron porque era hora de regresar al velero para poder disfrutar del atardecer mar adentro mientras íbamos de vuelta a Herradura. Valió demasiado la pena, nos tocó un atardecer buenísimo. Y así cerramos un domingo bien aprovechado.

Fecha del paseo: Marzo 2019

Favorito Del Mes