Buscar
Search in title
Search in content
Search in excerpt
Filter by Custom Post Type

Nos fuimos a conocer la Catarata Los Nogales en las montañas de Turrialba, así que sáquese a pasear a esta linda zona que esconde maravillas naturales que vale la pena descubrir.

Se agarra hacia el Irazú y luego se desvían hacia el Turrialba pasando por Pacayas, después de un rato hay que hacer una izquierda en dirección a Santa Cruz de Turrialba. Por esta calle de lastre hay que manejar por 1 hora dependiendo del estado del camino hasta llegar a la entrada de la Finca Los Nogales donde se encuentra la catarata.

Waze: https://goo.gl/maps/drgwhsHT4om (mejor usar google maps)

Distancia: 4km

Dificultad: Difícil

Accesibilidad: No es accesible

¿Qué llevar?Ropa cómoda para caminar, tenis de trail, jacket impermeable, traje de baño, paño, repelente, bloqueador solar, ropa para cambiarse y excelente actitud.

Vehículo: 4×4

Parqueo: Si

Mascotas: Si

Camping: No (en el futuro si)

Contacto:
FB Los Nogales
https://www.facebook.com/losnogalesfinca/

Teléfono: 8708-8525 (Marjorie)

Costo: ¢3000 por persona

Nos fuimos en 2 carros para Turri, el camino hacia Santa Cruz estaba bastante deteriorado y el 4×4 fue necesario para llegar (para los que les gusta andar por charcos y un poco de barro es el camino perfecto).

Llegamos cerca de las 9 de la mañana a la casa de campo de la finca Los Nogales… una casita antigua lindísima de madera con vista a Turrialba. El clima todavía estaba a nuestro favor, entonces luego de hablar un poco de paja nos alistamos para caminar montaña arriba y así encontrar la catarata Los Nogales.

El camino para llegar es un cuestón de 600 m. Esta subida es un potrero sin sombra, entonces es bueno embarrarse bloqueador solar. Luego de subir esta primera cuesta, inmediatamente se entra en un sendero más pequeño metido en el bosque que lleva a la catarata, como estábamos casi estrenando el sendero había bastante barro y partes levemente técnicas.

Luego de un rato de caminar y bajar sentados llegamos a la catarata metida en la montaña. El agua del río es simplemente perfecta, cristalina y deliciosa, hay que cruzar una primera parte para llegar a las piedras pero son solo unos 50 m para llegar a la base de la catarata.

La catarata tiene varias nacientes que salen de la pared de piedra, y también se hacen pequeñas pozas para disfrutar. Además el tamaño de la catarata permite que sea posible hacer picnic justo al frente… entonces lo que hicimos fue quitarnos las cosas de encima y disfrutar del lugar.

Después de una media hora nos levantamos para ir a otra poza localizada río abajo… para llegar volvimos al sendero nos desvíamos a la derecha antes de subir la montaña. La otra poza está ahí no más, solo que hay que bajar otra sección técnica para llegar a ella.

Entonces bajamos y nos topamos con una poza realmente gigante y perfecta. Obviamente quedamos doblemente sorprendidos con el lugar y nos quitamos de nuevo los chunches de encima para tirarnos al agua que estaba casi congelada, aún así es tan chiva que vale la pena la hipotermia.

Al final nos salimos para secarnos y devolvernos montaña abajo hasta la casa donde dejamos el carro, satisfechos y sorprendidos de las bellezas que esconde este rincón Turrialbeño.

Favorito Del Mes

Auto Mercado