Buscar
Generic filters
Search in title
Search in content
Search in excerpt

Laguna de Colores

San José

Por: Qué Buen Lugar

Redes sociales:

Volvimos a El Iral Bosque Nuboso en el cucurucho de Coronado para conquistar uno de los lugares menos conocidos de nuestro país, se trata de la Laguna de Colores en las faldas del Volcán Irazú.

¿Cómo llegar?

Se agarra hacia San Isidro de Coronado, luego se continúa para Las Nubes y después lo que sigue se llama Cascajal. En Cascajal hay una intersección  donde se agarra para arriba como 15 minutos más hasta llegar al Iral.

Waze: https://waze.com/ul/hd1u2f78mt

Distancia: 19 km

Dificultad: Avanzado

Accesibilidad: No es accesible (el restaurante si)

Qué llevar: Ropa cómoda, jacket impermeable, suéter, tenis de trail o botas, protección solar, repelente, gorra, anteojos de sol y excelente actitud.

Vehículo: Preferiblemente que sea alto.

Parqueo: Si

Mascotas: No

Camping: No

Contacto: 8766-1622 (Hay que reservar, abierto Viernes, Sábado y Domingo)

Costo: ¢25.000 / persona

 

Llegamos cerca de las 5:30 am a El Iral en cucurucho de Coronado, aquí dejamos el carro frente al restaurante y nos bajamos para terminar de alistarse mientras nos daban indicaciones y luego nos entregaron la merienda para así ponernos a caminar.

 

Comenzamos la caminata con los primeros celajes del amanecer, estaba frío a unos 10 grados así que estábamos bien abrigados. Conforme caminamos comenzamos a calentarnos por ahí de la primera cuesta hasta llegar a la lechería.

 

Estos 2 primeros kms son fáciles con solo 1 cuestita apenas para entrar en calor… Después se sigue bajando por potreros hasta cruzar el Río Cajón que es color naranja, luego viene un cuestón para llegar al refugio La Isla donde nos comimos la mitad de la merienda.

 

Esta parte llamada La Isla es un paraíso para los terneros de la finca, mucho zacatico y moras protegidas por 2 ríos. Desde aquí si tienen suerte se puede apreciar un costado del Volcán Turrialba, nosotros no vimos ni la sombra.

 

Luego continuamos bajando y pasamos de los potreros a la jungla hasta llegar al mirador de la Laguna de Colores por la cual estábamos aquí. Cuando llegamos el bosque se abrió como una gran ventana con vista al abismo donde yace la laguna. De lejos parece un antiguo cráter volcánico, pero realmente esta laguna se formó por un derrumbe que taponó el cauce del Río Blanco formando una gran laguna.

 

Después del mirador nos pusimos el casco de seguridad proporcionado por los guías y la bajada se puso un poco más empinada y técnica. Para eso es recomendado llevar guantes de construcción (como los que tienen tela y hule), esto es de gran ayuda para agarrar los mecates que están puestos para bajar de manera segura.

 

Cuando terminamos la bajada técnica guindo abajo, comenzamos a subir hacia la laguna por un sendero hermoso, pasamos por una pared de piedra con formaciones semejantes a columnas. Después cruzamos el Río Blanco (color blanco) de agua cristalina, aquí la cosa se puso pelis porque las piedras estaban sumamente resbaladizas, entonces es mejor ir bien agarrado de otras piedras para no caer de nalgas.

 

Media hora después de caminar logramos llegar al playón de la Laguna del Río Blanco, o Laguna de Colores. Es impresionante estar en este lugar, uno se siente insignificante rodeado de toda esta naturaleza, el terreno es un poco de barro que se queda pegado en los zapatos pero también sirve para observar diferentes huellas de animales salvajes como coyote y danta.

 

Luego de comer otro snack relajados, nos pusimos a caminar de vuelta todas las cuestas que bajamos a la venida, y de verdad es una caminata dura. Al final terminamos molidos pero con una satisfacción nivel Dios por haber conocido este paraíso escondido en las faldas del Irazú.

 

*FECHA PASEO: Enero 2022

¡COMPARTÍ Y DISFRUTÁ!

Estos lugares le pueden gustar

Museo de AWA
Museo de AWA
Fácil
Menos de 5000
Automóvil
Montañas de Cariblanco
Montañas de Cariblanco
Moderado
Menos de 5000
Automóvil
Finca La Lucha 2
Finca La Lucha 2
Fácil
Menos de 5000
Automóvil

Este lugar le puede gustar