Buscar
Search in title
Search in content
Search in excerpt
Filter by Custom Post Type

Nos fuimos a conocer una finca súper chiva en las montañas de San Ramón desde donde se podía ver el Golfo de Nicoya enteeero! Además es un lugar lleno de historia con una familia unida con ganas de compartir su tesoro para que más personas aprecien este pueblo.

¿Cómo llegar?
Se agarra hacia San Ramón por la Ruta 1 Interamericana norte y hay que desviarse a la derecha como para entrar a San Ramón. Luego apenas se entra hay que agarrar para la izquierda hacia Piedades Sur y luego meterse a la izquierda hacia una plaza de fútbol de Piedades.

WAZE: https://waze.com/ul/hd1gckm8ub

Distancia: 2.5 total

Dificultad: Fácil

Accesibilidad: Si es accesible (tienen disponibles caballos)

¿Qué llevar? Ropa fresca, bloqueador solar, gorra, tenis cómodos para caminar, mantelito y comida para picnic, ropa de cambio y excelente actitud.

Vehículo: Automóvil

Parqueo: Si

Mascotas: Si

Camping: Si

Contacto:
Raquel: 8347 5111
Asaria: 71132826

Costo:
Caminatas:
Entrada al Mirador Caluza: ₡3000
Pase del día con Coctel de bienvenida: ₡7000
Pase del día con alimentación a elegir: ₡9000

Cabalgatas:
Tour a los 2 potreros + Cóctel de bienvenida: ₡13000
Tour a los 2 potreros más alimentación: ₡15000
Tour a los 2 potreros, tirada en tablas, alimentación: ₡18000

La cosa es que quedamos de toparnos en San Ramón Centro a las 8:30 de la mañana, Glori y Tavo salieron de San José, y yo (Trejos) de mi brete en Guanacaste. Una vez junticos seguimos la dirección que nos pasaron hacia la Guaria de Piedades Sur hasta llegar a la casa, aquí fuimos recibidos en la casa del abuelo (literal) con un pintico con “huevo-montado” (huevo en medio de 2 tortillas) mientras escuchamos la historia de la finca contada por sus herederos.

Luego de comer nos explicaron las actividades y un poco de lo que íbamos hacer, entonces nos embarramos bloqueador, agarramos los chunches y nos metimos al potrero al lado de la casa del abuelo. No logramos avanzar mucho ya que nos topamos un par de bueyes súper mansitos que se dejaban acariciar como si fuera perros, luego seguimos caminando cuesta arriba hasta llegar a un potrero gigante de donde logramos ver por primera vez el mar.

El lugar súper chuzo como para quedarse haciendo picnic, había un ventolero que decidimos bautizar el lugar como “Potrero Chiflón”, seguimos caminando todavía más para arriba y llegamos a otro lugar donde no solo se ve el mar sino que además se ven las montañas de San Ramón siempre verdes. Algo que tienen que saber es que es una finca, y como buena finca tiene caballos y vacas regadas por todo lado, entonces parte del ride es alimentarlas con zanahoria tomarse fotos con ellas. Esta parte fue bien tuanis porque los caballos llegaban donde estabamos y les dabamos zanahorias, mientras disfrutabamos la vista.

Después de este Potrero Chiflón el paseo no acaba, pues nos quedaba conocer el mirador principal llamado Caluza, y este está un toque alejado de la casa del abuelo, entonces está la opción de ir a caballo o sino en carro (como nosotros)… Entonces manejamos 5 minutos hasta el otro portón de finca para parquear y nos pusimos a subir caminando este otro potrero por unos 20 minutos, la vista cada vez se ponía mejor y la emoción de llegar arriba para ver aún más allá de las montañas se hacía más intensa.

Cuando llegamos arriba nos topamos con una vistada Cerro Pelado Style… varias capas de montañas y al fondo el maravilloso Golfo de Nicoya. Aquí si nos quedamos más rato, Glori nos hizo sanguchito de huevo duro y nos sentamos a hablar paja con la familia Vásquez para luego bajar a hacer nuestra última y más esperada actividad: Tirarnos en cartones y tablas por la montaña de zacatico como cuando éramos chamacos…. nada más tuanis que revivir los juegos al aire libre que nos dieron tanto en nuestra niñez.

Este paseo es un back to basics, es disfrutar de las cosas sencillas de la vida con gente que apreciamos… esto nos aterriza y dice mucho de quienes somos hoy en día.

Febrero 2018

Favorito Del Mes