Buscar
Search in title
Search in content
Search in excerpt
Filter by Custom Post Type


Para este paseo agárrense fuerte, porque el paisaje que van a ver es de otro planeta, y el ventolero que pega es lo más parecido a una caída libre con los pies en la tierra.

¿Cómo llegar?
Tomar la ruta 1 hacia Liberia, desviarse en Javilla a la derecha por 30 min hasta llegar.
Con Waze

Parqueo:

Contacto Parqueo: 8838-3645

Costo: Voluntario, sólo si hubiera alguien cuidando donde se deja el carro.

Mascotas: Si se puede el ingreso de mascota, con buena condición física, tomar en cuenta alimentación e hidratación para el perro.

Vehículo: Todo vehículo llega.

¿Qué llevar?Ropa cómoda con protección UV, tennis cómodos, gorra, gafas de sol, bloqueador solar, cámara y buena actitud.

¿Comida?
Snacks para el camino, más de una botella de hidratante y pueden llevar sandwich ó algo así para almorzar arriba con esa vista espectacular.

Tiempo: Lo que quiera.

Dificultad:Moderada

Salimos bien temprano de San José por la ruta Interamericana Norte hacia Liberia, pasamos a desayunar a medio camino para cargar pilas con fuerte pinto y cafesazo. Continuamos y un poco antes de llegar a Cañas hay una entrada a mano derecha, es un pequeño pueblo llamado Jabilla, ahí mismo hay una pulpería donde nos abastecimos de snacks y hidratación. A partir de aquí empieza el camino de lastre que dura una media hora, está en muy buen estado y puede llegar cualquier automóvil. Durante el camino pasamos varios puentes, grandes árboles adornaban el trayecto hasta que en una loma pudimos apreciar la montaña a la que nos dirigíamos, ahí es cuando nos emocionamos… ¡Realmente estábamos cerca!

Cuando llegamos al lugar nos encontramos con un rótulo pequeño de madera que decía ¨Cerro Pelado¨, ahí simplemente abrimos el portón y entramos para dejar el carro bajo la sombra de los árboles. Alistamos los chunches y nos fuimos por el único camino que hay, es bastante evidente.

Empezamos a caminar bajo los árboles, subimos y pasamos otro portón de alambre de púas, en total son como 400 metros bajo la sombra para luego salir al sol intenso en un paisaje seco y empinado, no muy alentador.

Al llegar a la cima de la montaña cambia totalmente la percepción del cuestón… la vista panorámica es absurdamente impresionante, si uno mira hacia atrás se ven las hélices de Tilarán, y para el frente se ve el camino de lastre que lleva hacia el pico de Cerro Pelado. Son como 2 km caminando que se hacen eternos, caminando sobre la cordillera y es inevitable frenar cada 5 minutos a apreciar lo grandioso que es este lugar, el calor desaparece bajo el sol debido al fuerte viento que nos pega mientras subimos. ¡Es un lugar increíble!

Decidimos comer algo frente a la cima, también para agarrar fuerzas y coraje para la última cuestota. Hay que tener precaución en este último tramo, ya que el viento pega fuertísimo de lado, y hay un profundo acantilado al cuál nadie le gustaría caer. Una vez que llegamos arriba nos asombramos de nuevo por este paisaje tan impresionante para luego devolvernos por el mismo camino hasta llegar al carro.

Hay que tomarse el tiempo de disfrutar la vibra que tiene este lugar, dejarse asombrar y reconocer lo mucho que falta por conocer, de verdad uno de los lugares más increíbles que hemos visitado. ¡Qué Buen Lugar!

¡Para que se ubiquen mejor y disfruten del lugar al máximo!

Share and Enjoy !

0Shares
0 0

Favorito Del Mes

Featured Section

});