Buscar
Search in title
Search in content
Search in excerpt
Filter by Custom Post Type


En esta ocasión nos decidimos hacer un combo herediano cerca, intenso, chiva y asombroso, empezando una reserva privada en San Isidro.

*La Laguna que aparece en el video es en otro lugar, no es dentro del Cerro Caricias.

BOSQUE CARICIAS

¿Cómo llegar?
Ir hacia San Isidro de Heredia y luego tomar el camino hacia arriba en dirección a Concepción de San Isidro, del estadio de Concepcion de San Isidro de Heredia, 3 km al norte, osea, sigue directo, pasa una y griega, sigue a la derecha, llega a otra y griega y toma la izquierda, hasta el final.
Con Waze

Costo:
¢3000 nacionales
$10 extranjeros

Contacto: 8839-0539

Vehículo: Automóvil

¿Qué llevar? Tenis de trail o botas de caminar, ropa cómoda para el clima fresco, corta viento, jacket impermeable.

¿Comida?
Snacks y una botella de hidratante.

Tiempo:Libre
Dificultad: Fácil

Primero que todo déjenme ubicarlos… cuando uno vuelve a ver hacia el norte de San José y se ve un vacío y luego hacia la izquierda se ven las montañas heredianas, el primer cerro se llama Zurquí, el segundo se llama Caricias y el tercero se llama Turú… el que fuimos es Cerro Caricias.

Esta propiedad es una finca privada sometida al régimen de conservación que ha estado en familia Arguedas por un montón años, y ahora la abren al público con unos senderos y áreas para picnic todas acogedoras apenas para ir un fin de semana.

Cuando llegamos nos recibió Mauricio el es agrónomo súper apasionado por la naturaleza y es quien se encarga del mantenimiento, administración y dar tours por los senderos de su propiedad. Mientras nos explicaba cada de detalle de los senderos nos distraíamos con la belleza escénica que se encuentra en cada rincón de la propiedad, lo que resulta realmente asombroso es que haya un lugar tan cerca de la civilización y tan salvaje al mismo tiempo.
Aquí no sólo se ven colibríes, pájaros silvestres y con suerte una danta, además hay árboles que han estado aquí por cientos de años y son prácticamente fósiles vivientes que se resisten a la modernidad.

¡Si lo que desea es caminar y vegetar al estilo que buen lugar, Bosque Caricias le va encantar! Uiip uiiip!