Buscar
Search in title
Search in content
Search in excerpt
Filter by Custom Post Type

Nos fuimos hacia las faldas del Rincón de la Vieja para conocer la famosísima Catarata Oropéndola y demás atractivos del Hotel Hacienda Guachipelín.

¿Cómo llegar?
Se toma la ruta 1 hacia la frontera norte, y 15 min después de pasar Liberia se dobla a la derecha hacia el Rincón de la Vieja por media hora hasta llegar al Hotel Hacienda Guachipelín

Waze: https://waze.com/ul/hd1gm1jk3c

Distancia: Varía dependiendo del sendero

Dificultad: Fácil

Accesibilidad: No es accesible

¿Qué llevar? Ropa fresca, traje de baño, paño, tenis de trail, sandalias, repelente, bloqueador solar, gorra/sombrero, botella de agua, snacks y excelente actitud.

Vehículo: Automóvil

Parqueo: Si

Mascotas: No

Camping: No

Contacto: 2690-2900
info@guachipelin.com
www.guachipelin.com/es/

Costo: Consultar con hotel

Llegamos al Hotel Hacienda Guachipelín por la noche el viernes para pasar todo el fin de semana en este lugar que está lleno de actividades y atractivos turísticos.

Al día siguiente madrugamos para desayunar bien temprano y luego de alistarnos nos montamos al carro para irnos a la Catarata Oropéndola. Esta catarata está como a 10 minutos en carro hacia el Volcán Rincón de la Vieja y hay buen parqueo con seguridad. En este momento la catarata se encuentra solo abierta a las personas que se hospedan en el el hotel.

Llegamos al parqueo y nos pusimos a caminar 700 metros hasta la catarata por un sendero internado en el bosque. Cuando llegamos a la parte baja al lado del cañón cruzamos un chuzo de escalera-puente hasta llegar a la plataforma frente a la famosísima catarata color turquesa llamada Oropéndola .

Aquí luego de tomar fotos nos tiramos al agua para disfrutar un rato del hermoso lugar… la temperatura del agua es fría normal, y hay un par de piedras desde donde uno se puede tirar a la poza frente a la catarata. Una de las cosas características de esta catarata es el color del agua y que es super cristalina, si uno tiene suerte y hay sol se ve rajado. Aquí estuvimos 1 hora que es lo que se puede estar por ahora y un plus es que se puede brincar desde las piedras.

La siguiente actividad del día era un tour de tubing, así que nos trepamos en un camión del hotel para llegar al punto de inicio en el Río Negro. Nos pusimos los salvavidas y luego de una charla técnica nos fuimos al agua. El tubing estuvo súper chuzo gracias a las lluvias de la temporada lluviosa, con un buen caudal y partes bastante emocionantes fue mucho más extremo de lo que esperábamos, Glori sufrió un poco de nervios pero todos sobrevivimos para contarlo.

Luego del tubing volvimos al hotel para almorzar y así alistarnos para ir a las aguas termales, así que agarramos el carro y nos fuimos para arriba (está a 15 min en carro). Llegamos y caminamos 400 m hasta llegar al río… Aquí encontramos varias piscinas con diferentes temperaturas y barro para untar en el cuerpo apenitas para terminar el día relajados.

*FECHA PASEO: Setiembre 2020

Favorito Del Mes