Buscar
Search in title
Search in content
Search in excerpt
Filter by Custom Post Type

En Torito de Santa Cruz de Turrialba en el patio de la casa de don Luis y doña Liseth hay un combo de cataratas de agua cristalina escondidas en una montaña con una vegetación súper densa.

¿Cómo llegar?
Uno se va hacia Santa Cruz de Turrialba, al llegar ahí sigue camino al monumento Guayabo. Justo en la intersección para ir al monumento sigue hacía Torito, pasa 3 puentecitos pintados de amarillo ( en el 2 hay una cataratita) y justo al finalizar la cuesta hay una casa con una tapia de malla, ahí se mete a la derecha y baja por una callecita de lastre un poco feilla hasta llegar a una casa crema ( amarillosa)

Waze: https://maps.app.goo.gl/Kqo8weruooMcgNGN9

Distancia: 4km total

Dificultad: Alta

Accesibilidad: No es accesible

¿Qué llevar? Ropa fresca, traje de baño, repelente, tenis de trail, paño, snacks, hidratación y excelente actitud.

Vehículo: Alto

Parqueo: Si

Mascotas: Si pero vikingas

Camping: No

Contacto: Luis Castro 8635-3219

Costo: ¢2000 por persona

Salimos tipo 7:00am de Tres Ríos hacia Turrialba el camino es lindísimo es el mismo que va hacia la catarata la Muralla o Catarata las Trillizas. Hicimos la típica parada a un súper a comprar cosas de picar y los ingredientes para nuestro clásico sandwich de atún.

Siguiendo las indicaciones que nos había dado don Luis, pasamos un puente amarillo, subimos la cuesta y después doblamos en la calle que está antes de una casa con portón de malla. Ahí nos metimos por una calle de piedra hasta toparnos al que iba a ser nuestro guía.
Nos alistamos, nos metimos por el patio y empezamos a bajar la montaña y como 10 minutos después llegamos al río, en el lugar hay 3 cataratas una río arriba y 2 río abajo, así que empezamos a caminar para arriba entre piedras bastante resbalosas, otras partes eran por la orilla del río. Pasamos por una poza grande, que daban ganas de tirarse, pero seguimos hacia la catarata La Chicharra. Cuando llegamos era una catarata bien alta con un paisaje súper linda y sonaban chicharras por todo lado, como no tenía tan buena poza, decidimos tomar fotos, sentarnos a hacer una meriendita y disfrutar del paisaje.
Después de un rato seguimos hacia la siguiente catarata que se le conoce como Crisálida, la bautizaron así porque hay muchas mariposas morpho más. Entonces comenzamos a caminar nuevamente río abajo, para luego meterse por la montaña donde se puso la cosa bonita porque como estaba húmedo había que ir con cuidado para no irse de nalgas. Esta segunda catarata es más pequeña pero siempre linda y una poza pequeñita, así que tomamos unas fotos y nos fuimos a la más esperada, la más grande del recorrido.Están bastante cerca de hecho llegamos al tope y pensamos que era ahí no más pero por montaña había que caminar bastante hasta llegar a algún punto donde se pudiera bajar.

Rodeamos la catarata porque está en un cañon hasta llegar al río nuevamente, subir un poco y booooommm, llegamos! la catarata es bien alta, cae sobre una pared y está en una especie de cañón, súper chiva, por eso hay que caminar un poco más de lo que uno piensa para llegarle a la base. Aquí si chapoteamos un rato, porque tenía buena poza, el agua estaba muy fría y el día estaba nublado entonces no ayudaba, pero hay que meterse en todas las cataratas y difrutarlas. Estuvimos el ratito que aguantamos y nos salimos para hacer nuestro clásico picnic apenas para agarrar fuerzas para subir de vuelta.
Cuando llegamos donde don Luis, doña Liseth nos tenía cafecito recíén chorreado y pancito casero, simplemente deliciosos. Así que cafeteamos y compartimos un rato lindísimo con una familia grande (tienen 5 hijos) y súper especial.

*FECHA PASEO: Octubre 2019