Buscar
Search in title
Search in content
Search in excerpt
Filter by Custom Post Type

Nos fuimos para Zapatón de Puriscal a conocer una comunidad Huetar con gente lindísima y una de las cataratas más larga y ancha que hemos visto en Costa Rica.

¿Cómo llegar?
Hay que llegar a Puriscal y de ahí hay que seguir para arriba en dirección al Parque Nacional La Cangreja, luego nos desviamos hacia mastatal y luego se llega hasta el pueblo de Zapatón de Puris.

Waze: https://waze.com/ul/hd1sp0gqtw

Distancia: 8km total

Dificultad: Alta

Accesibilidad: No es accesible

¿Qué llevar?Ropa fresca, traje de baño, repelente, tenis de trail, paño, snacks, hidratación y excelente actitud.

Vehículo: Alto

Parqueo: No

Mascotas: No

Camping: No

Contacto:
Yabet 8452.8536
Adriana 8480.2963
Maria 8667.6316

Costo: Tour guiado 5.000
Desayuno ¢2000
Almuerzo ¢3000
Café ¢2000

Llegamos al pueblito de Zapatón por ahí de las 9 am para encontrarnos en el salón comunal con un grupo de mujeres organizadas de la comunidad que decidieron hacer esfuerzos para explotar el turismo rural, aquí nos sirvieron delicioso desayuno, dos gallitos de frijol majado con torta de huevo servido y envuelto en hoja de plátano.. Ya con eso agarramos fuerza para salir a conocer.

El viaje en carro a esta comunidad Huetar Puriscaleña es chivísima, se pasa por spots con tremendas vistas y siempre bajo las sombra de la montaña eternamente verde.

Para llegar a la catarata montamos a Don Henry y su hija, en el carro mientras seguíamos a Yabet y a María que se fueron en moto. Manejamos como unos 10 minutos hasta el lugar donde parqueamos el carro, a la orilla de la calle.

Luego de alistar los chunches caminamos hasta el puente y bajamos por un senderito que llegaba al río. Aquí caminamos río abajo por unos 200 m hasta llegar a la primera caída de agua. Para bajar Henry nos llevó por un senderito empinado del cual había que agarrarse bien de árboles para no aterrizar de culantro.

Cuando llegamos a esta primera catarata quedamos muy sorprendidos del tamañón, claro que por ser época lluviosa había abundante agua para abarcar todo el ancho de las piedras y hasta para hacer una poza abajo. Aquí obvio nos metimos al agua bajo el agua y era delicioso, un masajito natural que no tiene precio.

Mientras disfrutamos este spot, Henry nos contó de otra catarata más y que era gigante (el dijo 500m de caída, pero probablemente sea menos), entonces le dimos pelota…. caminamos por río abajo, potreros, y bajamos entre vacas atravesando zacatales hasta llegar a una de las cataratas más altas, anchas y rajaadaas que hemos visto en estos 4 años, Catarata El Rey. Era bien extraño porque es una caída de agua y al final hay una corte de piedras que hace que haya una caída de agua increíble que se mezcla con la naturaleza. De verdad es increíble cómo este pequeño país nos sigue sorprendiendo con lugares así de chivas.

*FECHA PASEO: Setiembre 2019

Favorito Del Mes