Buscar
Search in title
Search in content
Search in excerpt
Filter by Custom Post Type


Si hay algo que nos vuelve locos son las cataratas, no nos aburrimos de descubrir nuevas y sabemos que ustedes tampoco… así que alisten los chunches para mojarse en esta aventura por el Pacífico sur.

¿Cómo llegar?
Tomar la ruta 27, desviarse tomando la carretera Costanera Sur hasta llegar a Uvita.
CASCADA VERDE con Waze
CATARATA PAVON con Waze

¿Qué llevar?Traje de baño, sandalias, paño, hamaca, comida para picnic y buena compañía.

¿Comida?
Snacks para el camino e hidratante.

Dificultad:Fácil, tener cuidado con las bajadas que son bastante resbalosas.

Mascotas:En Cascada Verde (Uvita) no estamos seguros, pero en pavón si se puede.

Tiempo:Todo lo que quiera.

CASCADA VERDE mejor conocida como Uvita

Salimos rumbo al Pacífico sur bien temprano, pasamos comiendo algo de camino, y luego llegamos al centro de Uvita para así desviarnos hacia nuestro primer destino. La Cascada Verde, está como a 10 minutos hacia la montaña. Del BCR de Uvita subir siguiendo los rótulos de “Cascada Verde”. La catarata se encuentra dentro de una propiedad privada con parqueo donde cobran milky por persona.

Parqueamos bajo la sombra de un árbol y bajamos a pie por el sendero, el cual está rodeado del bosque tropical húmedo típico de la zona. En el corto trayecto, el sonido del río y sus cascadas provocaban emoción, hasta que luego de 5 minutos de caminar llegamos. Ésta catarata es súper chiva, rodeada de naturaleza, agua fría que compensa el calor y una caída de agua que genera una corriente súper fuerte.

Aquí hay locales que se lanzan desde lo más alto de la intimidante cascada, pero también hay algunos pocos valientes ajenos al lugar que se mandan. Uno de ellos fue Tavo, quién luego de pensarlo por unos 10 minutos en la cima de la cascada, contra todo lo previsto, se mandó como todo un campeón saliendo ileso de la hazaña. Luego de esto decidimos subir por un sanguche al parqueo ya que nos esperaba la segunda parte de la aventura en otra catarata.

CATARATA PAVON

Nos encaramamos al carro para dirigirnos 25 minutos más hacia el sur de Uvita, donde nos desviamos por calle de lastre en Punta Mala. Este es un lugar en donde pasé mis vacaciones chamaco más de 20 años, cuando la costanera todavía no tenía puentes, y se duraba como mil horas llegando… toda una travesía. Ahora la calle de lastre que lleva a la catarata es súper decente sin perder el encanto del lugar, de eso no hay duda. Son más o menos 15 minutos por calle de lastre hasta donde se llega a un letrero que dice Catarata, ahí se parquea en la calle, y es de libre acceso. El caminito que lleva la Catarata Pavón es de unos 75 metros máximo y se llega justo al frente bajando unas gradas de piedra.

¿Cómo describir este lugar? No es nada fácil, es una caída de agua súper intensa entre 2 piedras monstruosas que tienen prensada una piedra en forma de huevo de dinosaurio en medio, y por ahí pasa el agua. Frente a la caída de agua se forma una poza de agua cristalina, que luego huye hacia otras caídas de agua más pequeñas, las cuales han ido esculpiendo las piedras como pequeños nidos de agua turbulenta.

Luego de acá, bajando hacia la calle principal paramos en un arroyo que se veía interesante, y sí era bastante chuzo porque tenía una cascada en la piedra que pegaba con la montaña y fue así como no dudamos en poner nuestras hamacas ENO entre los árboles que bordeaban el cauce del arroyo para echarnos una merecida siesta. Hablando en serio, puede que sea la mejor ruleada en el mejor lugar que nos hemos echado en nuestras vidas… bajo la sombra de los árboles, sobre arroyo, con sonido relajante del agua y buenísima compañía.

Share and Enjoy !

0Shares
0 0

Favorito Del Mes

});