Buscar
Search in title
Search in content
Search in excerpt
Filter by Custom Post Type


La catarata del río Savegre queda en el pueblo de San Gerardo de Dota, una zona que transmite una paz indescriptible. Está ubicada en las entrañas del Cerro de la Muerte, aquí hay pequeños poblados con paisajes sorprendentes casi mágicos donde solo faltan hadas y duendes.

¿Cómo llegar?
Con Waze

Vehículo: Todo vehículo llega.

¿Qué llevar?Sweater, bloqueador, gorra, ropa tipo dryfit, tenis de trail, vestido de baño o panta y paño (para los vikingos), snacks, y una botella de hidratación.

Dificultad:Media

Distancia: 5km ida y vuelta

Parqueo:En la calle

Mascotas:

Costo: GRATIS!

Salimos temprano hacia el cerro de la muerte, nos fuimos directo el cielo estaba súper despejado y el pronóstico del tiempo bastante alentador. De camino es inevitable no querer parar cada 5 minutos ya que el paisaje es realmente fotogénico.

Seguimos nuestro rumbo y luego de pasar el segundo Chespiritos, se pasa frente a la entrada del Parque Nacional Los Quetzales donde hay que continuar un toque más hasta ver la entrada a la derecha que dice San Gerardo de Dota. De ahí se baja, luego se sigue bajando, luego se baja un poco más y se llega al portón donde comienza la caminada.

El camino comienza del ancho de 1 carro bajo los arboles, se pasa sobre un puente y a los 300 m se llega a unas piletas de truchas. Después de aquí el camino se transforma en sendero, siempre al lado del río Savegre. Luego de trolear como media hora se llega al primer spot rajado, son unas piedras gigantes, con mini cuevas casi dentro de la catarata, vale la pena tomarse un buen rato para explorar este lugar.

Luego se continúa caminando río abajo hasta llegar a la catarata más grande, tiene como 20 metros de altura y el agua está a temperatura anuncio Heineken. No es recomendable nadar en este lugar ya que se dice que hay corrientes levemente peligrosas, aún así los reto a meter 1 minutico las patas en el agua del Savegre.

De vuelta fuimos casi directo al carro para luego ir a una soda Doña Marlen, está subiendo de vuelta a mano izquierda, el carro queda abajo y se suben unas gradas entre suculentas (matas) que de hecho venden a mil pesos. Aquí todos quedamos como locos con la trucha local, un sabor increíble en todas sus presentaciones y para cerrar con broche de oro, Doña Marlen nos trajo un arrocito con leche adornado con miel de chiverre que nos dejó más que satisfechos.

Share and Enjoy !

0Shares
0 0

Favorito Del Mes

Featured Section

});