Buscar
Search in title
Search in content
Search in excerpt
Filter by Custom Post Type

Si creen que lo ha visto todo están equivocados… pues en las montañas de San Ramón se encuentra la única catarata del país con un chorro horizontal rodeado de cerros con hermosas vistas, cafetales y bosques que esconden deliciosos ríos apenas para pasar un excelente fin de semana.

¿Cómo llegar?
Se agarra la ruta 1 y se desvía en Palmares, de aquí se agarra la calle que va hacia Atenas por dentro hasta el parque de Zaragoza donde se encuentra con el Baqueano.

Waze: https://waze.com/ul/hd1gcj8xze

Distancia: 5km por el río.

Dificultad: Alta

Accesibilidad: No es accesible

¿Qué llevar?Ropa cómoda para caminar y mojarse sin miedo, tenis de trail, bolsa seca para chunches, paño, mucho repelente y excelente actitud.

Vehículo: Automóvil

Parqueo: A la orilla de la calle.

Mascotas: Sí (pero bien vikingas)

Camping: No.

Contacto: Jose María Solórzano 2452-2385

Costo: ¢3000 por persona si son más de 5.

Cuando llegamos al parque de Zaragoza de Palmares nos desviamos 300 metros hacia el este para toparnos con el baqueano que nos llevaría a tremenda aventura. Luego de estar todos completos nos fuimos para la zona de Berlin de San Ramón (está como a 25 minutos en carro) hasta llegar a la casa del tío de nuestro guía.

Aquí nos apeamos con todos los chunches para comenzar la caminata por la calle y luego comenzamos a ir suavecito para abajo, para abajo, para abajo (de fijo lo cantaron en la cabeza). Aquí tuvimos una pausa inevitable ya que Chato dejó la memoria de la cámara en el carro, entonces nos tocó esperar un toque y luego seguimos bajando por el camino rodeado de cafetales.

Unos 500 metros después el guía nos preguntó que si queríamos bajar hasta el puente de la catarata de una vez o si lo queríamos hacer más aventurero bajando por el río con varias caídas(no solo de agua)… entonces decidimos obviamente irnos por el río. Para llegar a la parte baja el guía nos llevó por un cafetal bastante empinado hasta llegar al río, este estaba levemente cafecito debido a las lluvias en días anteriores y tenía agua no más arriba de la rodilla.

A partir de acá la aventura apenas estaba comenzando… con una primera cataratica de fondo empezamos nuestra travesía ir río abajo por el cañón, pasando por partes fáciles y otras no tanto, agarrandonos de piedras, raíces y además ayudando a nuestros perros a poder lograrlo (por eso es mejor no llevarlos a este paseo). En total pasamos unas 4 cataratas pequeñas dentro de un bosque que nos hizo olvidar que estábamos en un cafetal.

En total durante toda la bajada por el río duramos una hora y media, también debido a las paradas técnicas fotográficas que eran parte del trip. Cuando terminamos la parte sobre el río, el bosque se abrió hasta llegar a un puente, aquí esperamos al resto de la gente mientras comimos un merecido snack.

Luego que llegaran el resto fuimos a la catarata grandota por la que visitamos el lugar, entonces bajamos unos 100 metros desde el puente hasta llegar a la parte de abajo. Cuando llegamos realmente quedamos sorprendidos por lo chuza y rara que era la catarata, ya que ésta tenía una caída agua vertical normal pero esta rebota en una piedra que desvía el chorro en dirección horizontal, como un ángulo de 90 grados.

El lugar es un cañón de piedra chivísima rodeado de bosque corrongo, no tiene mucho espacio para el picnic, ni poza chapoteable pero el camino para llegar es super tuanis. Entonces la recomendación es la siguiente, si quiere aventura por el río, si quiere llegar directo a la catarata sin mucho enredo dele directo por el camino, de cualquier modo va disfrutar en paleta.

FECHA DE PASEO: OCTUBRE 2017

Share and Enjoy !

0Shares
0 0

Favorito Del Mes

});