Buscar
Search in title
Search in content
Search in excerpt
Filter by Custom Post Type


Les venimos a presentar un súper plan cerquitica, en el Pacífico Central… Se trata de remar con amigos en una canoa hawaiana hasta una playa paradisiaca desierta a la que solo se puede llegar por agua ¡Así que sáquese a pasear!

¿Cómo llegar?
Se toma la ruta 27, luego del último peaje hay que desviarse a la derecha hacia Jacó, luego se continúa por unos 25 min hasta llegar a la entrada de Playa Agujas donde se encuentra Kayak Jacó.

Waze: https://waze.com/ul/hd1ez39xmc

Distancia: 2km

Dificultad: Fácil

Accesibilidad: Si

Vehículo: Automóvil

Parqueo: Si

Mascotas: No

Camping: No

Contacto:
kayakjaco@gmail.com
2643-1233

Costo: $45 / persona (mínimo 4)

¿Qué llevar? Camisa de secado rápido manga larga, traje de baño, paño, bolsa seca (drybag), protector solar, lentes de sol, botella y snacks.


Nos fuimos para Playa Agujas bien tempranito para experimentar algo totalmente diferente a lo que habíamos hecho, ya que en vez de ir todos por separados en kayak decidimos probar ir en la canoa hawaiana donde caben hasta 8 personas.

Cuando llegamos a Kayak Jacó nos atendieron súper bien, luego nos cambiamos a chanclas y traje de baño para así caminar hacia la playa donde comienza el tour. En la playa ya con el salvavidas puesto nos explicaron las reglas básicas de seguridad y luego nos fuimos pal agua.

El recorrido en canoa (que también se puede hacer en kayak) es desde Playa Agujas hasta una playa lindísima llamada Playa Limoncito al lado de Playa Mantas o Punta Leona. Algo muy chiva de la canoa es que es muy estable por la forma que está construida, y también el trabajo se divide a la perfección entre todos los que van a bordo (eso que llaman trabajo en equipo). También se presta para que los más vagos remen menos o se dediquen a tomar fotos mientras los demás reman sin parar.

El paisaje es único ya que uno va al lado una montaña verde con acantilados donde las olas del mar revientan haciendo splash en las rocas, también si tienen suerte con el clima, se puede ver el agua recontra-transparente y es posible ver hasta tortugas. De camino hicimos una parada de 5 minutos de descanso en medio del mar y luego continuamos hasta Limoncito.

La llegada a Limoncito salió a la perfección sin mucho drama, solo parqueamos y nos apeamos como todos unos profesionales. La playita donde llegamos es pequeña, rodeada de jungla y no hay nadie porque solo se puede llegar por agua. Otra característica es que al no ser de fácil acceso, es bastante limpia, además cuenta con basureros lo que hace fácil la tarea de recoger la basura que se encuentra en la playa.

Después de un rato nos fuimos a hacer snorkel, los mismos guías de las canoas llevan todo el equipo y no hay porqué preocuparse. Es súper tuanis hacer snorkel aquí, uno jamás se imagina que aquí tan cerca de la civilización exista tanta vida marina… vimos demasiados peces de colores, estrellas y pepinos de mar.

Luego del snorkel, los guías del tour nos hicieron un picnic de frutas tropicales tremendo, después del picnic tuvimos un rato para vegetar mientras terminamos de tomar fotos y juntar basura de la playa.

Llegó la hora de remar de vuelta, hacía Agujas, y tuvimos la oportunidad de ver una tortuga a lo lejos mientras remamos, este recorrido es corto pero deja mucho. Es una pequeña gran aventura que vale la pena hacer con amigos o compañeros de trabajo.

Favorito Del Mes