Buscar
Search in title
Search in content
Search in excerpt
Filter by Custom Post Type

¡De los errores se aprende! Hay varios puntos que nos llevaron por el camino equivocado… Les queremos contar lo que nos pasó… por eso a este video le quisimos poner Plan Fallido pero Divertido

Llego el fin de semana con full ganas de conocer un lugar nuevo que mostrarles, entonces decidimos tomar la ruta 32, sin tener muy claro hacia donde íbamos, pensamos que como buenos ticos no sabemos apreciar la belleza de esta ruta que cruza el Parque Nacional Braulio Carrillo, así que nos dirigimos a nuestro destino, sea cual sea sin prisa, aprovechando al máximo los paisajes, haciendo pausas en el camino para respirar, tomar fotos y sin la mínima idea de como iba terminar el plan.

Luego de pasar Guápiles, el clima poco a poco iba empeorando pero igual esto no nos quitaba la sed de descubrir un nuevo lugar así que insistimos, el lugar al que nos dirigíamos era confuso, sabíamos de antemano que era una catarata que se llamaba Río Blanco, y que posiblemente era donde nacía este río en la montaña pero nada más, entonces a continuación va esto…

1.No investigar: es muy diferente ver la foto de un lugar y decir “que chiva jale!” , a pensar “Qué Buen Lugar! ¿Cómo carajos se llega ahí?”. Entonces, para eso estamos nosotros, para equivocarnos y darles el consejo de cómo llegar a ese Buen Lugar.

2. Locales perdidos: Nos hemos dado cuenta que la gente local no conoce donde vive, ni siquiera nosotros conocemos bien nuestro país, no podemos esperar que ellos nos digan la dirección exacta de algún lugar. Lo más cercano a una dirección fue que recibimos fue un “Ahh sí, ahí hemos visto gente caminando, pero no sabemos pa donde iban…”

3. Caminar sin rumbo: Se nos acabo la calle decente, vimos montaña, preguntamos a un señor de una construcción y nos pusimos a caminar, cruzamos 2 ríos y llegamos a un potrero, y todo esto en medio de un baldazo refrescante.

4. Ausencia de repelente: Este punto es de los más importantes en cualquier paseo tropical, pues aquí no sólo habían mosquitos, sino que habían unas moscas mortales que nos atacaron (no sabemos que eran en realidad), para nuestra suerte, Tavo era el preferido de ellas y así que los demás recibimos menos picadas del bicho.

5. Buena actitud SIEMPREEEEE!: Pese a todo lo que sucedió, nunca perdimos la buena actitud que nos une como equipo, y una vez que aceptamos que no íbamos a ver una catarata nos pusimos a hacer loqueras en el barrial del potrero bajo la lluvia. También aprovechamos una quebrada super bonita rodeada de un bosque, que estaba cerca del barreal y estuvimos ahí buen rato hasta que las moscas nos comieron vivos.

Luego de caminar, pensamos que simplemente hay que salir de la rutina para pasarla bien, no importa el clima ni el lugar a donde nos encontremos, nunca debemos perder la buena actitud, aunque las cosas no salgan como lo “planeado”, cualquier lugar es Un Buen Lugar… si nosotros lo queremos.

Esperamos que sigan saliendo, conociendo y conectandose con la naturaleza, llenando su vida de historias que contar 🙂